Diario secreto de un camarero de discoteca

Hace unos días, una sorpresa: un comentario de "el mismísimo" Sig al post que le dediqué. Un saludo y que nos seguimos hablando.

Al día siguiente, terminé de leer el segundo diario (camarero de discoteca). Glorioso. Has superado mis expectativas, Sig: chapó, tío.
Si miro por la ventana, en vez de galleguísimas nubes grises veo tu móvil girando en el aire mientras asciende primero, y luego cae. Lo veo romperse contra el suelo. Siento el cuello y los hombros achicharrados por el sol, la piel tirante… huelo tu sudor reciente… oigo una respiración alterada… debes ser tú también.

Al oir el crack del móvil contra el suelo, "aprieto los dientes y siento deseos de gritar".

El pasado ha muerto.

Hace años leí Opus Nigrum, de Marguerite Yourcenar. Al final de la novela, Zenón, su protagonista es condenado a muerte. La noche anterior a la ejecución decide suicidarse, cortándose las venas de muñecas y tobillos. Al tiempo que Zenón se desangraba y le abandonaba la conciencia, yo, sentado en el suelo en el salón de mi casa, abstraído mientras mi familia veía no-sé-qué en la TV, me… me sentía morir también: el libro se escurría de mis dedos, me costaba mantenerlo en las manos, los ruidos se apagaron paulatinamente… estaba en una burbuja, muy solo, Zenón, la muerte, el reguero de sangre en el suelo… y un vacío creciente en el estómago que me asustó. Me muero con Zenón, por un momento soy él, y con él yo/él estoy muriendo…

Siento que no estoy escribiendo/describiendo esto muy bien… estoy decepcionado… lo releo y me parece una impostura… algo se ha perdido en el trayecto entre mi evocación solitaria y el texto que veo escrito en la pantalla… no he sido capaz…y sin embargo… durante aquellos ¿segundos? ¿minutos? me sentí morir, ser Zenón que "abandonaba la vida".

Es más. Quería ser Zenón, tener una vida dura pero hermosa, y morir por mi propia mano, en un gesto último de voluntad y libre albedrío, conformando una historia, un personaje, un fin, una poética.. o épica…o no sé… algo mejor que esta vida mierdosamente aburrida.

Zenón pone fin a su vida, corta sus venas y muere; Sig arroja su móvil, lo destruye y rompe con toda su vida buscando una nueva. Ambos se han erguido y dicho "NO": uno para morir y otro para vivir de otro modo.

Sólo el pez muerto sigue la corriente. ¿Cuánto tiempo llevas tú muerto?

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: