Ni único ni inimitable

Te estás mirando al espejo, escudriñas a fondo tu iris, la forma de tus labios, el contorno del rostro. Estás buscando, buscando… algo especial, un signo que diga alto y claro que eres distinto a los demás.

Te observas con disimulo en los escaparates, en los espejos de los centros comerciales.

Revisas tus fotos intentando encontrar ese algo que hace de tí un ser “único e inimitable” (esa adjetivación autoayuda style).

Tienes un blog y te apuntas encantado al meme de las 5 rarezas, confiando en demostrar, que sí que efectivamente eres distinto, que no hay otro como tú.

Quieres ser distinto/mejor, distinto/raro, distinto/especial, distinto/original… y si tienes un mal día o andas flojo de autoestima, distinto/peor.

Sabes, o al menos confías que hay en tí algo único, un privilegio vedado y oculto, que no lo sabe nadie más que tú.

Hojeas las revistas de nuevas tendencias, buscas en los armarios de tu abuela algo que puedas ponerte y dar el golpe en el cumpleaños de…

Toda resistencia es fútil eeeeh… todo ese trabajo es en vano… sácatelo de la cabeza: no eres único ni inimitable. Sino una versión de una copia de un intento de un fragmento de un error de una prueba de un caso concreto de una casualidad.

Y no hay nada malo en ello.

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: