Dolorosas precipitaciones de ayer

A veces el Universo parece conspirar en nuestra contra, y otras insiste en susurrarnos mensajes al oído, para despertarnos o para hacernos daño.

DeLuxe: Los jóvenes mueren antes de tiempo

Colillas en el suelo

Orsai: Encuentro con un caradeforme (119)

“Lo peor de toparnos con un caradeforme es que nos obliga a ver, en el
reflejo de sus ojos, nuestra propia y acelerada deformidad. Por primera
vez.

Yo también era un niño en tu memoria, Agustín. Yo también tenía la vida por delante y buscaba tu sonrisa, de una punta a la otra del salón de música. Yo recuerdo tu teléfono cuando tenía cuatro cifras, y la voz de tu papá, que estaba vivo y no agonizaba con dolor, del otro lado de la línea. ¿Por qué no haber dejado las cosas así, compañero? Ahora, que se me ha pasado la rabia del todo, lamento en lo más profundo de mi corazón que, desde anoche y para siempre, nos hayamos convertido en dos hombres repugnantes.”

Y de postre en el coche, vuelta a casa, Corrientes circulares en el tiempo

Technorati Tags: ,

powered by performancing firefox

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: