Otra vez ha vuelto a sucederme

Los cinco primeros días transcurrieron muy deprisa: las contracciones, el parto con un pequeño susto incluido, tenerla por primera vez en brazos, los ojos hinchados, la piel roja, el hospital, las visitas, los resultados del APGAR, el miedo a que algo salga mal, viajes hospital-casa-hospital, las curas del ombligo, los pañales talla 1, las fotos del móvil y una fortuna en MMS, los parecidos,  y un montón de cosas más.

Llegó el sexto día y juego con sus manos, me mira, hipa y saca un poquito la lengua, y entonces… entonces todo se detiene mientras sus dedos largos y arrugados comienzan, muy despacio, uno a uno, a cerrarse sobre mi índice, atrapándome.

Definitivo, irremisible, otra vez, y para siempre.

Anuncios

1 comment so far

  1. Zeltia on

    enhorabuena!
    nada puede asemejarse a esa sensación (excepto, quizá, la de ser madre)

    🙂

    que suerte poder disfrutar de su dia a dia


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: