Archive for the ‘Sig sin Miedo’ Category

Power Sig

Llevo como tres semanitas sin visitar mi página/blog/novela/diario o lo que hostias sea,… favorito: micabeza.com. La culpa es de estas vacaciones y un poco de ajetreo extra en el trabajo.

Justo antes de este período, me enteré de que Sig había ganado el premio al mejor organizado por 20 Minutos. Dejando aparte pensamientos del tipo "quiénes son estos para decidir cuál es el mejor blog", para mí no podía haber un ganador más merecido.

Micabeza.com es lo mejor que encontrado en Internet y en las librerías desde hace mucho tiempo (eso sí con el diseño web más horrible). Me imprimí todos sus diarios para merendármelos en casa. En mis estanterías reposan los tochos impresos de los 5 primeros diarios y ávido estoy porque Sig siga actualizando para seguir disfrutando de su vida y de su literatura.

Ahora sí que creo que Internet puede convertirse en un medio alternativo de difusión de otras manifestaciones culturales y artísticas: micabeza.com es la mejor prueba de ello. Un puto camarero de discoteca, solo desde su apartamento, con un portátil, una ADSL, básicos conocimientos de html y un dudoso gusto en cuanto a diseño gráfico ha conseguido difundir su obra escrita y la repercusión que sin duda merece y que, también sin duda, le negarían los medios tradicionales.

Hoy como decía he vuelto a su página. Me he encontrado con un enlace a su nuevo blog en 20 Minutos y todo el revuelo que se ha montado: número de visitas, repercusión mediática, dinerito fresco para publicar su libro.

Qué bueno Sig: cómo me alegro por tí. Te lo mereces. Creo que vas a triunfar tío, que vas a conseguir tu sueño y alguno más. Sigue escribiendo duro y no dejes que te cambien.

Technorati Tags: , , , ,

Anuncios

Fragmento

Copia-pega de un fragmento del Diario secreto de todas las chicas que me follo
“Debería de salir corriendo ahora mismo por el pasillo y saltar por el balcón: volaría un poco, me sentiría especial… sentirse más que otra persona no es más que una ilusión… quiero ser escritor porque creo que es algo especial… quiero ser escritor para no sentirme dentro de la misma mierda que los demás… crear es lo opuesto a consumir… pero no tengo talento: me dopo de ilusiones: soy la misma mierda que todo el mundo…y acto seguido, tras mis segundos de vuelo, comenzaría a caer: me estallaría contra el suelo: moriría… pero mi vida, durante los segundos del vuelo, habría tenido sentido: por fin habría hecho algo especial: es a lo máximo que puedo aspirar.”

Te estoy aplaudiendo, Sig. Fusión perfecta de literatura y descarnada realidad. Lo que más me gusta de tus escritos son estos soliloquios.

Diario secreto de un camarero de discoteca

Hace unos días, una sorpresa: un comentario de "el mismísimo" Sig al post que le dediqué. Un saludo y que nos seguimos hablando.

Al día siguiente, terminé de leer el segundo diario (camarero de discoteca). Glorioso. Has superado mis expectativas, Sig: chapó, tío.
Si miro por la ventana, en vez de galleguísimas nubes grises veo tu móvil girando en el aire mientras asciende primero, y luego cae. Lo veo romperse contra el suelo. Siento el cuello y los hombros achicharrados por el sol, la piel tirante… huelo tu sudor reciente… oigo una respiración alterada… debes ser tú también.

Al oir el crack del móvil contra el suelo, "aprieto los dientes y siento deseos de gritar".

El pasado ha muerto.

Hace años leí Opus Nigrum, de Marguerite Yourcenar. Al final de la novela, Zenón, su protagonista es condenado a muerte. La noche anterior a la ejecución decide suicidarse, cortándose las venas de muñecas y tobillos. Al tiempo que Zenón se desangraba y le abandonaba la conciencia, yo, sentado en el suelo en el salón de mi casa, abstraído mientras mi familia veía no-sé-qué en la TV, me… me sentía morir también: el libro se escurría de mis dedos, me costaba mantenerlo en las manos, los ruidos se apagaron paulatinamente… estaba en una burbuja, muy solo, Zenón, la muerte, el reguero de sangre en el suelo… y un vacío creciente en el estómago que me asustó. Me muero con Zenón, por un momento soy él, y con él yo/él estoy muriendo…

Siento que no estoy escribiendo/describiendo esto muy bien… estoy decepcionado… lo releo y me parece una impostura… algo se ha perdido en el trayecto entre mi evocación solitaria y el texto que veo escrito en la pantalla… no he sido capaz…y sin embargo… durante aquellos ¿segundos? ¿minutos? me sentí morir, ser Zenón que "abandonaba la vida".

Es más. Quería ser Zenón, tener una vida dura pero hermosa, y morir por mi propia mano, en un gesto último de voluntad y libre albedrío, conformando una historia, un personaje, un fin, una poética.. o épica…o no sé… algo mejor que esta vida mierdosamente aburrida.

Zenón pone fin a su vida, corta sus venas y muere; Sig arroja su móvil, lo destruye y rompe con toda su vida buscando una nueva. Ambos se han erguido y dicho "NO": uno para morir y otro para vivir de otro modo.

Sólo el pez muerto sigue la corriente. ¿Cuánto tiempo llevas tú muerto?

Juguete rabioso

Hola Sig. Estoy leyendo tu segundo diario, Diario secreto de un camarero de discoteca.
Quiero felicitarte, no ya tanto por la literatura buena o mala que tenga, sino por la experiencia vital.

Estás perdiendo el miedo Sig, estás aprendiendo a vivir sin miedo. Te felicito tío. Yo también crecí con miedo: a los gritos, a los insultos, a la violencia, a no ser querido y aceptado.

Me parece muy bien que estés haciendo el cafre, emborrachándote, peleando, follando sin condón, mintiendo para follar, enamorándote en un minuto y para desenamorarte al siguiente. Quizá no sea muy moral lo que haces, pero es la única terapia posible para romper con todos esos lastres con los que cargas. Hay que ser un hijo de puta por una temporada, olvidarte de todo lo que no seas tú mismo y tus deseos: luchar por realizarlos, luchar para vencer alguna vez y no sentirte insignificante, luchar por luchar y disfrutar en el proceso.

Otro día cuento cómo (salvando las distancias) decidí ser un hijoputa por una temporada para librarme de una relación que me tenía asfixiado. No era una Virgen María, sino una aprendiz de Frida Kahlo… no, quizá de Virginia Woolf… o de Anais Nin. No, rectifico: Anais Nin definitivamente no.

Al fin estás viviendo Sig, tío. De verdad, felicidades.

Para el que no sepa de qué va esta mariquitada de post, que pulse aquí .

PD. Juguete rabioso es una novela de Roberto Arlt cuya lectura recomiendo encarecidamente y que me ha venido que ni pintada para titular este post… porque tú Sig, te has convertido en un juguete rabioso.

Mi cabeza

No, no es la mía: es de otro, de Sig.

Puedes observarla aquí

Y luego me cuentas.